Reseña #795- Solo contra todos


56508782_267162660855019_2029157513743564800_n

Por Pablo Méndez

Hay una lógica de época que es imposible descartar. En los últimos años los personajes de las novelas se configuran bajo una misma característica: son despreciables. Citar algunos libros como ejemplos es menester: Mal bicho de Gilda Manso, Merca de Loyds, Bolas de Flor Canosa, Lila de Gonzalo Unamuno. Marcos, protagonista de Esos no son todos los vicios, primera novela de Mauro Yakimiuk, se alista en esa fila de personajes en la que el lector no quisiera ni debiera empatizar.

Tras varias sucesos, trágicos algunos (la muerte de sus padres en un accidente automovilístico), de estricto orden estereotípico en otros (su novia lo deja por su mejor amigo), el narrador/protagonista transita por los recovecos infectos de una ciudad llena de furia decadentista, tambaleante, desparramando un cinismo y esperando que el azar lo condene al subsuelo de la última alcantarilla. Una primera persona escalonada en la oralidad que respira el smog de un realismo a ultranza. La historia es un desfiladero de situaciones que no buscan redención, solo la agudización del semblante perdedor del protagonista. Marcos no es un antihéroe, es un pseudo villano que descarga todo un arsenal sobre sí mismo, con la excusa de un odio hacia el mundo que lo rodea.

La narrativa de Yakimiuk depende de la voracidad de un lenguaje fabricado por la voz del desencanto, construido por la omnipotencia de un personaje que disminuye todo lo que menciona, como una forma de controlar al mundo con su menosprecio. El eje de esta novela breve (cumpleaños/tragedia familiar/traición sentimental) busca condensar la universalidad de ciertos temas en la mitología del hombre que está solo y espera: un hombre común y corriente en la decadencia de su propia existencia. En ese intento de ensalzar lo minúsculo, el autor, se desentiende de la épica con la única intención que crear un realismo puro sin guirnaldas estilísticas, sin la intención de rastrear las huellas de una literatura canónica, con el solo objeto de contar una historia como una pintura de época.

Esos no son todos los vicios (2018)

Autor: Mauro Yakimiuk

Editorial: Azul Francia

Género: novela

 

Complemento circunstancial musical:

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *